Una vez soñamos que éramos extraños 
y vimos al despertar que nos queríamos el uno al otro.
Rabindranath Tagore


 Cuando el amor os llame, seguidle. Aunque su camino sea duro y penoso. 
Y entregaos a sus alas que os envuelven aunque espada escondida entre ellas 
os hiera. 
Y creed en él cuanto os hable. Porque, así como el amor os da gloria, 
así os crucifica, así como os da abundancia, así os poda. 
Pero si vuestro miedo os hace buscar solamente la paz 
y el placer del amor,entonces sería mejor 
que cubrierais vuestra desnudez y os alejarais de sus umbrales.
 Hacia un mundo sin primavera donde reiréis,
 pero no con toda vuestra risa, y lloraréis pero no con todas vuestras lágrimas. 
Pero si amáis,
 y no podéis evitar tener deseos,
 que vuestros deseos no sean otros que ser heridos en el doloroso 
exceso de ternura, por nuestro propio conocimiento del amor 
que sangra con alegría. 
Khalil Gibran 

No creo en la concienciación general sino en la individual, y eso pasa por estimular el espíritu crítico como opción personal e intransferible. Querer influir en las personas es el crimen de base sobre el que se asientan todas las manipulaciones que en la historia han sido. Yo prefiero la información a la concienciación, porque pienso que a la gente como a la naturaleza hay que dejarla a sus instintos naturales, ecológicos. Eso es creer en el ser humano y en la naturaleza, lo demás es manipulación. Técnicamente un río muy contaminado se regenera solo si se detiene el vertido de residuos tóxicos. Eso es conocido técnicamente pero nunca experimentado, que yo sepa, porque se ha logrado sanar los ríos a base de depuradoras, no dejándoles en paz. Ya sé que el lado oscuro del ser humano es precisamente ese, manipular, intervenir, modificar el equilibrio del ecosistema.

¿No creen que ya estamos bastante manipulados, sometidos a mentira, hipnotizados? Mi forma de ver las cosas es desvelar, criticar (que viene de la palabra griega “crisos” de la cual deriva el vocablo moderno “Crisis”), poner en cuestión. Y que cada uno saque sus propias consecuencias.

La verdad no es hablada por la ira. 
La verdad se habla,si alguna vez se dice a través del amor.
JM.Coetzee

Estos días que te parecen vacíos
y perdidos por el universo
tienen raíces ávidas
que trabajan los desiertos.
La substancia cabelluda
por las tinieblas elegida
no puede dejar nunca
hasta las entrañas del mundo,
de perseguir el agua profunda 
que reclaman las cumbres. 

¡Paciencia, paciencia,
paciencia en el azul!
¡Cada átomo de silencio
es la posibilidad de un fruto maduro! 
Paul Valéry

Las personas espirituales pueden ser algunas de las personas más violentas que nunca hayas conocido. En su mayoría, son violentas hacia sí mismas. Tratan violentamente de controlar su mente, sus emociones y sus cuerpos. Se enfurecen consigo mismas y se maltratan a sí mismas por no rebelarse ante la idea de la mente condicionada de lo que cree ser la iluminación. Nadie nunca se ha liberado a través de este tipo de violencia. ¿Por qué es que tan pocas personas son realmente libres? Porque tratan de amoldarse a las ideas, conceptos y creencias en sus cabezas. Tratan de concentrarse en su camino al cielo. Pero la libertad trata sobre el estado natural, la expresión espontánea y natural del ser. Si deseas encontrarla, observa que la idea misma de una persona que tiene el control es un concepto creado por la mente.Adyashanti

Mi agradecimiento y cariño a todos los que me habéis acompañado
en este 2015.Para mi ha sido un año de grandes transformaciones,
cambios y nuevas oportunidades.
Os deseo lo mejor para todos y sobre todo muchísimo amor.
Geha

Atención pido al silencio. 
Y silencio a la atención.
Martín Fierro

Hace unas noches tuve un sueño que me inspiró este vídeo 
con unos versos de Octavio Paz.

PREGUNTAS



¿Por qué trescientas ballenas deciden suicidarse
y lo hacen en el Golfo de Penas?


Un día no es un día de una vida, sino una vida
Juán Ramón Jiménez
Remedios Varo

Odilon Redon

Tal hombre despierta por la mañana, en su cama. Apenas se ha levantado, ya está dormido otra vez; al entregarse a todos los automatismos que hacen que su cuerpo se vista, salga, camine, vaya a su trabajo se agite de acuerdo a la regla cotidiana, coma, hable, lea el periódico –ya que es en general el cuerpo sólo quien se ocupa de todo esto-, mientras hace todo esto él duerme. Para despertar haría falta que pensara: “toda esta agitación está fuera de mí”. Haría falta un acto de reflexión. Pero si este acto desencadena en él nuevos automatismos, los de la memoria, los del razonamiento, bien podrá su voz afirmar que aún sigue reflexionando, pero él se ha vuelto a dormir. Así que puede pasar días enteros sin despertar un solo instante. Basta que pienses tú en esto estando en medio de una multitud, y te verás rodeado de una masa de sonámbulos. El hombre pasa no, como se dice, un tercio de su vida durmiendo, sino casi toda su vida durmiendo con ese verdadero sueño del espíritu. Y al sueño, que es la inercia de la conciencia, no le cuesta mucho atrapar al hombre en sus redes: ya que éste es natural y casi irremediablemente perezoso, quisiera despertar, es cierto; pero como el esfuerzo no le agrada, él quisiera -e ingenuamente lo cree posible- que este esfuerzo, una vez realizado, lo coloca en un estado de despertar definitivo, o al menos de alguna duración; así, queriendo descansar en su despertar, se duerme. Así como uno no puede querer dormir, pues querer, sea lo que sea, siempre es despertar; así tampoco puede uno permanecer despierto si no lo quiere en todo momento. 

Y el único acto inmediato que puedes cumplir es despertar, es tomar conciencia de ti mismo. Entonces, vuelve tu mirada sobre lo que crees haber hecho desde el comienzo de este día: quizás es la primera que te despiertas realmente; y es sólo en ese instante que tienes conciencia de todo lo que has hecho como un autómata, sin pensamiento. En su mayoría, los hombres nunca despiertan siquiera hasta el punto de darse cuenta de haberse dormido. Ahora, acepta –si quieres- esta existencia de sonámbulo. Tú podrás comportarte en la vida como ocioso, como obrero, campesino, comerciante, diplomático, artista, filósofo, sin despertar nunca, sino cada cierto tiempo; justo lo necesario para gozar o sufrir de la manera como duermes; sería incluso tal vez más cómodo –sin cambiar nada de tu apariencia- no despertar en absoluto. 

Y como la realidad del espíritu es acto, no siendo nada la idea misma de “substancia pensante” cuando no es pensada en el presente, en ese sueño, ausencia de acto, privación de pensamiento, no hay nada: es realmente la muerte espiritual. 

Pero si tú elegiste ser, has emprendido un camino muy duro, siempre en subida, y que reclama un esfuerzo a cada instante. Tú despiertas: e inmediatamente debes despertar otra vez. Despiertas de tu despertar: tu primer despertar aparece como un sueño a tu despertar profundo. Por esta marcha reflexiva la conciencia pasa perpetuamente al acto.René Daumal