Llevaba muerto mucho tiempo.

Con un tremendo sobresalto se dio cuenta de que ya no estaba muerto.

Además de la sensación crecientemente vívida de su yo, seguía siendo consciente de la tierna red de la que se estaba separando. Desde su tejido, los seres a los que quería le tendían las manos, llamándole, buscando una comunión más.

-¡No me abandonéis!-les gritó-. ¡Seguidme, encontradme!


Tensándose a su alrededor la existencia vibraba con los latidos de un corazón gigante. Fue expelido a la liviandad, cayó en lo desconocido.

Descendió más y más, trazando círculos.

Gradualmente empezó a recordar conceptos olvidados mucho tiempo atrás, tales como la dirección, la distancia y el tiempo. Se concentró en ellos y descubrió que se estaba deslizando en espiral entre las estrellas. Las constelaciones florecían a su alrededor como prados floridos.

Tendió las manos, ávido de la sensación súbitamente recordada del tacto..., y resbaló, se deslizó y acabó descansando en una cálida cámara iluminada por un tenue resplandor rojo.

Allí yació, soñando. Protegido y satisfecho, estaba suspendido entre los mundos, flotando en mareas reguladas por los ritmos de un universo. En ese tiempo de desarrollo examinó sus recuerdos para decidir con cúales quedarse. Podía retener muy pocos y era difícil prever cúál le sería más necesario. No obstante, una orden silenciosa le instaba a recordar y recordar...

Flotó y soñó hasta que empezó el golpeteo. Sobresaltado, trató de resistirse, pero fue apresado, estrujado y , finalmente, arrojado a un lugar de superficies duras. Una inundación quemante penetró en sus fosas nasales y la boca abierta.

El niño utilizó ese primer aliento para expresar a gritos su afrenta.
Morgan Llywelyn.

STANLEY CUBRICK



La misma falta de significado de la vida fuerza al hombre a crear su propio significado. Los niños, por supuesto, inician la vida con un sentido de asombro sin par, una capacidad de experimentar completa jovialidad ante algo tan simple como el verdor de una hoja; mientras crecen, la conciencia de la muerte y el decaimiento empieza a instalarse en su conciencia y sutilmente erosionan su joie de vivre, su idealismo y la presunción de inmortalidad. A medida que el niño madura, ve la muerte y el dolor a su alrededor y empieza a perder fe en la bondad última del hombre. Pero, si es razonablemente fuerte y afortunado, puede emerger de este crepúsculo del alma en una resurrección del espíritu de la vida. Tanto debido a, y a pesar de su conciencia del sinsentido de la vida, puede forjar un sentido fresco de propósito y afirmación. Quizá no recupere el mismo sentido puro de maravilla que nació con él, pero puede moldear algo más sólido y lleno de sustento. El hecho más terrible del universo es, no que es hostil, sino que es indiferente; pero si podemos llegar a términos con esta indiferencia y aceptar los retos de una vida entre los límites de la muerte, nuestra existencia como especie puede tener significado genuino y realización. Sin importar cuan vasta la oscuridad, debemos proveer nuestra propia luz.

ALBERTO VILLOLDO.-CUATRO NIVELES DE REALIDAD,CUERPO LUMINOSO


Antes de río fui desierto.
Alacranes y serpientes me habitaban,
aliviaba mis quemaduras con bálsamo de agua de luna,
mis ojos tormentosos lanzaban rayos amenazantes, mi voz tronaba,
pero nunca llovia.,,
Antes de ser río ignoraba que el agua era parte de mi.
Gea


Nosotros, desacostumbrados al valor
exiliados del placer
enroscados en la caparazón de la soledad
hasta que el amor baja de su templo sagrado
y se presenta a nuestros ojos
para liberarnos a la vida.

Llega el amor
y en su tren vienen éxtasis
viejos recuerdos de gozo
antiguas historias de dolor.
Y si somos audaces,
el amor arranca de nuestras almas
las cadenas del miedo.

Al calor de la luz del amor
abandonamos nuestra timidez
nos atrevemos a ser valientes
Y de pronto vemos que el amor
nos cuesta todo lo que somos
y todo lo que podemos ser.
Y sin embargo es el amor
lo único que nos libera.
Maya Angelou

MANTRA MÁGICO


Cada ser vivo es una obra maestra escrita por naturaleza 
y editado por la evolución.
Neil Tyson DeGrasse

-La intención es lo que hace posible la manifestación
y la conciencia es lo que selecciona aquello que ha de manifestarse.
-Existen tantos niveles de manifestación como conciencias,
las posibilidades se multiplican a medida que se expande el foco de visión
y se trascienden implantes arcaicos y culturales.
-La intención nace del corazón,
 la conciencia depende la gestión mental.
Gea

Yo había saltado desde el borde y entonces,
 en el último instante, algo me cogió en el aire. 
Ese algo es lo que defino como amor. 
Es la única cosa que puede detener la vida de un hombre, 
la única cosa lo bastante poderosa como para invalidar las leyes de la gravedad,
Paul Auster

DESPERTANDO A LA VIDA.-RICHARD LINKLATER

Despertando a la Vida (Waking Life, Richard Linklater , 2001)(Extracto) from filosofia.costarica on Vimeo.

Waking Life es un film animado mediante la técnica de rotoscopia, dirigido por Richard Linklater hecho en el año 2001. La película fue filmada completamente en video digital para luego ser editada por un grupo de artistas mediante el uso de computadoras. La técnica, llamada "Rotoscopping" permitió dibujar lineas estilizadas y colores a cada fotograma y es similar al estilo de rotoscopía usada por Ralph Bakshi en la década de 1970.
El título "Waking life" hace referencia a la máxima de Jorge Santayana:"sanity is a madness put to good uses; waking life is a dream controlled." Ésta se traduciría al español como: "la cordura es una locura que se usa para bien; la vida despierta es un sueño controlado".
Es un film de animación, pero muy diferente a los que suelen estar en el género. Está dirigido a un espectador adulto; la animación no es el tema principal del filme, sino que es sólo un elemento visual que ayuda a comunicar lo que le sucede al personaje.

Y yo, mínimo ser, 
ebrio del gran vacío 
constelado, 
a semejanza, a imagen 
del misterio, 
me sentí parte pura 
del abismo, 
rodé con las estrellas, 
mi corazón se desató en el viento. 
 Pablo Neruda

Nuestra mente es capaz de pasar más allá de la línea divisoria que hemos trazado.
Más allá de los pares de opuestos de los que el mundo se compone, 
otras, nuevas ideas comienzan.
Hermann Hesse

,

,