Así, la locura del hombre es la cordura del cielo 
y alejándose de toda mortal razón el hombre llega por fin 
a aquel pensamiento celestial que, 
para la razón es absurdo y frenético; y para bien o mal, 
se siente entonces sin compromisos, indiferente como su Dios.
Herman Melville
-Moby Dyck-

Manantiales,
Minas Diamantinas,
Rocíos de Ternura,
Constelaciones Ignotas...
Devastadas por la ceguera.
Geha




Sucede que una misteriosa clase de caos acecha detrás de una fachada de orden, 
y que, sin embargo, en lo más profundo del caos acecha una clase de orden todavía más misterioso
Douglas Hofstaedter 

La meditación no es una evasión, 
es un sereno encuentro con la realidad.
Thich Nhat Hanh.

El universo vegetativo se abre como una flor desde el centro de la tierra, 
en donde mora la eternidad. 
Se expande desde las estrellas hasta el caparazón mundano
y ahí se encuentra con la eternidad de nuevo, 
tanto desde dentro como desde fuera.

William Blake

Yo habito la casa de la posibilidad.
Ella tiene más puertas y ventanas
que la casa de la razón.
Emily Dickinson


Entender y amar son inseparables. 
Si están separados, es un proceso cerebral 
y la puerta a la comprensión esencial permanece cerrada.
Erich Fromm


- Padre, ¿tú crees en fantasmas?
- Oh, sí, hijo mío.
- ¿De verdad? No lo habría imaginado.
- Oh, no… No en los fantasmas de tipo humano, no, en absoluto. Mira hacia arriba, hijo mío y observa el cielo lleno de ellos.
- ¿Las estrellas, papá? No te entiendo.
- Cada estrella es un sol tan grande y tan brillante como el nuestro. Sólo imagínate lo lejos que te tienes que ir para que el sol parezca tan pequeño y tan apagado como una estrella. La luz de las estrellas viaja muy rápido, más rápido que cualquier otra cosa, pero no infinitamente rápido. A la luz le lleva tiempo llegar hasta nosotros. En el caso de las estrellas más cercanas, su luz tarda años en llegar, la luz de otras tarda siglos. Algunas estrellas están tan lejos que su luz tarda eones en llegar hasta nosotros. Para cuando la luz de algunas estrellas llega hasta aquí, ya están muertas. De esas estrellas, solo vemos sus fantasmas.

William Hershell

Baltasar no tiene espejos, a no ser estos ojos nuestros que lo están viendo bajar por el camino embarrado hacia el pueblo, y son ellos los que le dicen, Tienes la barba blanca, Baltasar, tienes la frente cargada de arrugas,Baltasar, tienes el cuello como cuero seco, Baltasar, se te caen ya los hombros, Baltasar, no pareces el mismo,Baltasar, pero esto es un defecto de los ojos que usamos,porque ahí viene una mujer, y donde nosotros veíamos un hombre viejo, ve ella un hombre joven, el soldado a quien preguntó un día, Cuál es su gracia, o ni ve siquiera a ése, sólo a este hombre que baja sucio, canoso y manco,Sietesoles de apodo, si lo merece tanto cansancio, pero es un constante sol para esta mujer, no porque siempre brille,sino por existir, escondido de nubes, tapado de eclipses,pero vivo, Santo Dios, y le abre los brazos, quién, los abre él a ella, los abre ella a él, ambos, son el escándalo de Mafra, que se agarren así en la plaza pública, y con edad de sobra, quizá es porque nunca han tenido hijos, o tal vez se ven más jóvenes de lo que son, pobres ciegos, o puede que sean estos dos los únicos seres humanos que como son se ven, es ése el modo más difícil de ver, ahora que están juntos hasta nuestros ojos son capaces de ver que se han vuelto hermosos". José Saramago-Memorial del Convento-.

Vosotros no venís aquí a cantar una nota cualquiera.Venis aquí a cantar vuestra nota.No es una naderia es algo hermosísimo.El tener una nota,quiero decir;una nota toda para uno mismo.Reconocerla entre millares,y llevársela consigo mismo,dentro,y encima.Podeis no creerme pero yo os digo que ella respira cuando vosotros respirais,os espera mientras dormís,os sigue a donde quiera que vayáis y juro que no os abandonará hasta que os decidáis a palmarla,y entonces la palmará con vosotros.Podéis llegar hacer como si no pasara nada,podeis venir hasta aquí y decirme:querido Pekisch,lo siento,pero creo que no tengo ninguna nota dentro,y marcharos,simplemente marcharos...pero la verdad es que esa nota está ahí,pero vosotros no queréis escucharla.

Y eso es una idiotez,es una obra maestra de la idiotez,de verdad,una idiotez como la copa de un pino.Uno tiene su nota,que es la suya,y la deja marchitarse en su interior...no...escuchadme con atención...aunque la vida haga un ruido infernal,aguzad los oidos hasta que llegueis a escucharla y entonces aferradla,no la dejeis escapar.Llevaosla con vosotros,repetiosla cuando trabajeis,cantaosla en la cabeza,dejad que os suene en los oídos,y debajo de la lengua,y en la punta de los dedos.Y si hace falta en los pies.

Alessandro Baricco -Tierras de Cristal-


Charlatanes y vendedores de humo hay en todas partes.Ni un retiro solitario en las montañas del Himalaya,ni un papel con una foto y un sello es garantía de nada.Estamos expuestos a la negligencias,los errores y a la gente que se aprovecha de la ignorancia y necesidad de otros.

¿Cómo distinguir y acertar en la elección cuando necesitamos ayuda?

¿Quien dice la verdad, los abducidos por el misticismo o los abducidos por las sapiencia oficial ?

¿Si yo ahora enfermo o tengo la necesidad de ayuda para resolver un problema cómo sé que la persona a la que recurro es la adecuada?

Lo confieso,no tengo la formula.Pero si que hay algunas cosas que me gustaría compartir:

Mi enfermedad o problema es responsabilidad mía y todo cuanto haga para sanar o resolver serán decisiones que yo tomo voluntaria y conscientemente(siempre que no esté en coma o catatónica,en ese caso corresponderia a mis allegados realizarlas por mi).

Recurrir a la ayuda de otra persona,en ningún caso supone renunciar a mi propio poder de decisión o discernimiento.

La naturaleza de la ayuda no puede estar en disonancia con mi naturaleza y creencias porque en lugar de ayudarme,lo que haría es contribuir a mi confusión tanto física como mental.

En esto último quiero hacer una aclaración:A veces (casi siempre),la sanación requiere un cambio en los hábitos de vida y en la mentalidad,pero esto no implica cerrar los ojos y lanzarse al vacío con fe ciega en lo que te dicen,sino un escuchar y escucharse atentamente a una misma.Solo en el caso de que lo que te dicen,te resuene internamente y no sientas amenazada tu integridad personal,puedes decidir seguir adelante o no.

La recomendación y el boca a boca está bien,pero no siempre funciona,porque lo que le va bien a uno no tiene que funcionar con otra persona,además,crea una expectativa que puede disminuir el nivel de alerta y atención por nuestra parte y entrar en una zona de confort peligrosa.La sanación no es un compromiso con el terapeuta,es un compromiso con uno mismo.

No importa si la naturaleza de la ayuda es espiritual,científica o mágica,lo importante es que la persona a la que recurrimos sea honesta con lo que hace,algo que como dije al principio no hay garantías,por esto es recomendable estar alerta y no sustituir nunca nuestro poder por el de nadie.